Los peligros de formarse en una escuela de coaching que no esté debidamente certificada