Joseph O’Connor, sobre la felicidad